fbpx
FestivalesNacional

Dreamfields supera la lluvia y celebra la evolución de la vida

Durante dos jornadas ambas que peligraron debido a los ventarrones y la lluvia que se registró, el festival logró mantenerse en pie y completar la experiencia musical, tecnología y sorprendente que miles de asistentes disfrutaron.

La segunda edición del festival internacional Dreamfields en Guadalajara, superó todos los obstáculos tanto climáticos como de logística, organización y técnicos que se presentaron en ambas jornadas en la explanada del Estadio Akron para así emocionar y cautivar a más de 20 mil personas que acudieron.

Ventarrones, lluvia, lodo, suspensión momentánea de la música, caída de su sistema de tokens, así como molestia de propios y extraños quienes vieron peligrar que siguiera de pie este festival fueron los grandes retos que pudo superar para regalar una experiencia única, llena de magia, color, diversión, mucha música y baile que miles de personas disfrutaron.

Fue la jornada del sábado la más caótica, sin embargo, aún con las fallas, la fiesta Dreamfields nunca perdió el ánimo, buen ambiente y ganas de bailar pues a pesar de que la música paró, los asistentes no dejaron pasar la oportunidad de vivir un festival diferente, bailar bajo la lluvia y hasta jugar con lodo, mientras algunos disfrutaban de la fiesta así, otros buscaban resguardo y muchos más optaron por retirarse del lugar.

Antes de la tormenta, los asistentes tempraneros soportaron las altas temperaturas y los rayos del sol y subieron a los juegos mecánicos pues todo se desarrollaba en tiempo y forma pero pasadas las 4 de la tarde el clima cambió…

Una tormenta con ventarrones provocó que la música fuera apagada así como todas las consolas y equipo de luces, hasta que bajara la lluvia. La suspensión duró cerca de dos horas y al primer beat que emitieron los escenarios, la gente se arremolinó de nuevo frente a ellos para continuar con la fiesta electrónica, pronto se encendieron por completo y las luces iluminaron todo el recinto, la fiesta estaba oficialmente reanudada.

Los horarios de las presentaciones fueron recortados para reponer el tiempo perdido, a la par los tres enormes escenarios con la temática La Evolución de la Vida, los juegos volvieron a funcionar y fue como si nunca haya pasado nada e incluso el despliegue de pirotecnia no se vio afectado por lo que se iluminó por completo el cielo con diversos colores que dejaron claro que aun con la tempestad, el Dreamfields cumple.

Desfilaron por las tarimas exponentes como Lost Frequencies, Lucas & Steve, Julián Jordan, Frontliner, Mesto, Afro Bros, Mike, Dina Atmozfears, Sefa, Villain, Mandy, Rebourne and Stormerz! Y para cerrar con broche de oro Martin Garrix.

La segunda jornada fue similar, un clima inmejorable durante las primeras horas y luego la lluvia nuevamente hizo de las suyas, muchos aprendieron con la primera jornada por lo que ahora iban preparados con impermeables, suéteres, botas por lo que hicieron a la lluvia parte del festival.

Al igual que la primera jornada los ánimos, el buen ambiente y las ganas de bailar y pasar una experiencia increíble reinaron en el Valle del estadio Akron que una vez más sonó al ritmo de electrónica, hard dance, electropop, psyco, hause, techno entre otras mezclas duras.

Los asistentes le sacaron brillo a la colosal pista de baile, sacudiendo y contoneando el cuerpo al ritmo de los beats que emanaban de las consolas y tornamesas. La experiencia electrónica continuó con un despliegue de pirotecnia, luces y mucha emoción, donde no faltó la energía y las ganas de que el sueño reviva el próximo 2020.

Dimitri Vegas and Líke Mike, Rhomel, Suss, Cabizbajo, Anotr, Héctor, Dave Seaman, Danny Howells & Darren Emerson como 3D, y Joel Zimmerman creador de Deadmau5, ahora con su proyecto de techno, TESTPILOT fueron los encargados de poner el ritmo.

La buena vibra y el ambiente no cesó en los tres escenarios que se vieron adornados por un valle lleno de personajes, vestuarios únicos por demás estrafalarios e irreverentes, así como espacios llenos de creatividad y excentricidad de colores y formas como la fiesta silenciosa o el espacio para hacer grafiti.

El Valle vibró, se iluminó con miles de luces de colores que dieron identidad a este festival ‘donde los sueños se hacen realidad’, superó la tempestad y se coronó como uno de los más esperados por los tapatíos.

Leave a Response