fbpx
FestivalesReseñasslider

El Festival de la eterna primavera

149views

Pese a la ola de violencia que azota a Cuernavaca, el bajo precio de los boletos, el buen clima y sobre todo la pasión por la música, fueron motivos más fuertes para que un conglomerado de chilangos y cuernavaquenses, se dieran cita en el Cerro la Unión Patriotas para disfrutar de ‘El Festival’.

Las más de dos horas de trayecto provocadas por el tráfico, me hicieron creer que el festival tendría una buena respuesta del público. Pensé que era algo extraño siendo que, a mí parecer, la gloria de bandas como Panteón Rococó, DLD y Gondwana, vive solamente en los recuerdos de preparatoria de los que hoy son chavorrucos. No obstante, su presencia como headliners confirma que aún tiene vida en la escena nacional.

Era casi la una cuando llegué al recinto. Sonaba Alex June desde lo lejos. No me apresuré para entrar. El venue y las calles tenían apenas unos metros de separación. Esa cercanía, me permitió a mí y a los vecinos de la colonia escuchar desde afuera. “Eso suena bien, es como pop con algo de vaporwave”, pensé.

Luego de un par de chelas, entré para el show de Odisseo. Me equivoqué al pensar que el tráfico era por la demanda del festival. El recinto estaba apenas al 35% de su capacidad. La banda no estuvo mal. Sin embargo, su show pasó un poco desapercibido por la poca presencia del público. Aunque algunos de sus fans más apasionados no dejaron de gritar pegados a la valla de protección.

Inmediatamente después, y gracias a que los dos únicos escenarios que estaban uno junto al otro, (fórmula que utilizan muchos festivales en México). Apareció el rapero cuya vida fue arruinada por el punk: Lng/Sht. Un considerable grupo de fans cantó con energía varios de sus éxitos como: ‘Sin Cuenta’, ‘Yo Soy Mi Propio Lunes’, ‘Club de los 27’ y ‘Llaves, Teléfono y Cartera’.

PH: Alonso Nájera / LCMX

Continuando con el line up, apareció Chico Trujillo. Banda chilena cuya música solo podría definir como una versión moderna de la cumbia. No como la de los sonideros o como las que baila tu tía. Moví mi cuerpo casi sin darme cuenta. “No mames sí está rico este pedo eh”, exclamó mi amigo mientras bailaba al son de “Loca”.

PH: Alonso Nájera / LCMX

El show continúo con Charles Ans. Acompañado de su crew y respaldado por un buen número de fans, hizo bailar y rapear al cada vez más nutrido público. Sin duda él y Lng/Sht, forman parte de la nueva ola de raperos mexicanos que cuentan con un estilo propio para hacer hip hop. “Me Gusta”, “Si Nunca Va a Amanecer”, “Aquí Todo Está Bien” y “Pétalos”, fueron bien recibidas por los asistentes.

PH: Alonso Nájera / LCMX

Apenas comenzaba a nacer el atardecer cuando Los Rabanes salieron al escenario. Casi no hubo voces que no cantaran “Señorita a Mí Me Gusta su Style”. Sin duda su show calentó los pies de quienes estaban deseosos de bailar ska. “Bam Bam”, “My Commanding wife” y “Latin Ska” no faltaron en su setlist.

Antes de que terminara su show, mi amigo y yo salimos del recinto para empedarnos más. Gondwana era el próximo en tocar y necesitábamos estar listos para ellos. Después de una mezcla de fresca y tequila, decidimos regresar. Sin embargo, los de seguridad nos negaron el acceso. Ni siquiera prensa podría pasar. Al parecer los revendedores se pusieron vivos ofertando pulseras falsas a los curiosos que pasaban por ahí. “Con razón se llenó”, pensé.

PH: Alonso Nájera / LCMX

Ya medio pedos y con el aire ya transformado en humo de mota, mi amigo y yo bailamos y cantamos al son del seductor saxofón de Gondwana. Los timbres melódicos de los vocales, la energía que ponen en vivo y el ritmo del reggae, son ingredientes que volvieron a su show uno de los mejores de la tarde y además, son virtudes que los mantienen vivos en la industria.

A las 07:20 en punto Kchiporros salió al escenario. Su rock alternativo fue un ingrediente agradable para la fiesta latina. “Sistema Solar”, “Ana Lucía”, “Ojos Rojos” y su quizá más conocida canción: “Cada día”, significaron 45 minutos de la oferta musical que Paraguay tiene para ofrecer al mundo.

Para muchos, Bersuit Garabat es una banda legendaria del rock argentino. Gustavo Cordera, líder y fundador de la agrupación, salió al escenario para hacer bailar al gran número de fans que, por alguna razón, aumentó considerablemente. “Ya No Quiero Castigo”, “Agua De Río”, “Hablándote” y “Soy Mi Soberano”, fueron interpretadas por el experimentado músico.

PH: Alonso Nájera / LCMX

El siguiente en salir fue Camilo VII, banda que a pesar de tener poco tiempo de existencia, atraviesa un momento importante. Su estilo pop-rock, compuesto por una voz suave y sintetizadores atmosféricos, los ha llevado a pisar escenarios cada vez más grandes. Para ‘El festival’, tocaron algunos de sus éxitos como “Vicio”, “No Te Puedo Olvidar” y “Eres”.

La noche moría poco a poco y DLD era el siguiente. Tenía desde la prepa que no los veía en vivo. Debo decir que esperaba que evolucionaran musicalmente de alguna manera. Sin embargo, es indudable la cantidad de gente que aún los apoya. “Seguimos siendo nosotros”, exclamó Paco Familiar antes de interpretar la canción del mismo nombre. “Arsénico”, “Mi vida”, “Por Siempre” y “Sea”, fueron de las más ovacionadas.

PH: Alonso Nájera / LCMX

Para cerrar con broche de oro, una de las bandas nacionales más importantes salió al escenario. El Panteón Rococó presentó un show compuesto por visuales de protesta política y sus conocidos éxitos: “La Carencia”, “La Dosis Perfecta”, “Vendedora De Caricias” y “Arréglame El Alma”, liquidaron las ganas de bailar de todos y cada uno de los presentes. Por otra parte, días antes anunciaron el lanzamiento de su última producción “El Último Ska”. Para dar gusto a sus seguidores más fieles, tocaron algo de su material más reciente.

PH: Alonso Nájera / LCMX

El festival terminó al son del panteón sin mayores complicaciones. Mi amigo y yo abordamos un camión con destino a la Ciudad de México. Salimos de Cuernavaca con un buen sabor de boca. Seguramente los asistentes del festival y los vecinos de la colonia tuvieron la misma sensación.

Es bueno que, aunque sea de vez en cuando, la prensa local respire de la sangre y que en la portada de los periódicos morelenses, el protagonista sea la música.

Leave a Response