fbpx
EntrevistasNoticiasslider

“Todo comienza con una línea»: Steef G, sobre la pintura y el espíritu

259views

Abrazada por las calles de Azcapotzalco se encuentra Estefany García Castañeda, pintora, quien, desde muy temprana edad, resguardada por artesanías jaliscienses y doctrinas familiares, ha desenvuelto su libertad y pasión por la pintura, dos pilares sustanciales que sostienen su personalidad. Sin embargo, sería insensato no mencionar que dos adjetivos no hacen justicia para Steef G (gi), sino que una gama multicromática orbita su esencia, estando llena de texturas como sabores, deleitando el agasajo visual que fusiona en el lienzo.

   El ardor por la pintura se remonta hasta su infancia, donde los vientos, el paisaje y las artesanías Guadalajarenses sumergieron su interés cultural. Pero su bautizo artístico ocurrió a los ocho años, cuando sus padres decidieron confiarla al Hospicio Cabañas, aquí florecen sus primeros acercamientos culturales al practicar danza clásica, teatro y, por supuesto, la pintura.

   Durante la preparatoria, incursionó en el Centro de Educación Artística (CEDART) para jurar fidelidad ante las Artes Plásticas. Desde hace tres años, independiente y enfocada, radica en la Ciudad de México, valiéndose de las herramientas digitales para promocionar su deber, y fue así como este encuentro se formalizó.

   El cenit caía bajo nuestras espaldas, prontamente fuimos socorridos con sobrante amabilidad para pasar y acomodarnos. Desde el ingreso se vislumbró una atmósfera artística, pues los interiores, al estar adornados de folclor e instrumentos musicales, relataban el fervor sincero por las Bellas Artes. Entrando al atelier, sobre la única mesa, se postraban los trabajos del artista, pareciendo casi una representación de L’ultima cena, solamente que el protagonista de las pinturas no se encontraba al centro, sino cristalizado en caballete. Posterior a un puñado de minutos, entra Steef G, y agradeciendo la reunión, comienza la plática.

Al ver tus obras imaginé un Pop Art de Yayoi Kusama pero también un poco de Figurativismo de Carlos Soares.

“No siento que pertenezca directamente a un estilo, tomo referencias de Arte Abstracto y Pop, me encanta Kusama, todos sus trabajos, pero no me he clavado con un artista en específico, de hecho, el que más me gusta es José Clemente Orozco muy diferente a mi técnica, aun así, no percibo influencia por alguien más.”

Ya veo por qué también dibujas en medidas grandes (Muralismo).

“Sí, he hecho algunos murales para diversos establecimientos como Wings en Guadalajara, pero aún no de la talla de Clemente Orozco (risas).”

Creo que debe ser por la industria y competencia artística dentro de la Ciudad.

“Hay bastante competencia de muchos estados y países. Aquí está muy centralizado, habrá demasiado enfrentamiento, pero claro que se puede, las oportunidades, cuando son para ti van a ser para ti, esa es mi ideología. Hace poco conocí a un artista oaxaqueña, Carlos Bazán, él tiene mi edad y empezó haciendo grafitis, ha ido creciendo, lo admiro. Por mi parte, estando en el mero centro, tengo más lugares a donde pueda llevar mis obras y pienso aprovecharlo.

   Así empecé en el Market Place de Facebook, dije: ‘voy a probar a ver qué pasa’ solo tenía doce piezas y las personas respondieron muy bien, todos comenzaron a hacer pedidos de muchos cuadros del mismo diseño, así que decidí reproducirlas. He tenido encargos dentro de la Ciudad, Guadalajara y Tamaulipas.”

Conociendo el Market Place, lo diviso como un arma de doble filo. Te pueden engañar.

“Siempre pido depósito. Yo hago mi trabajo, no ha habido una persona que me quede mal, ven que mi labor es seria, ofreciendo mi confianza y ellos la suya.

   Tuve una sola experiencia donde me solicitaron seis cuadritos, cuando llegué a la entrega: ‘sabes qué, me enfermé de última hora’. Yo dije: ‘esto jamás me vuelve a pasar’ por ello pido un pago previo, así se va aprendiendo, durante la marcha.”

Cuando te contactan por algún encargo ¿el cliente decide qué se hará?

“Tengo mis modelos. Cuento con dos medidas pequeñas de 20 x 30 y 40 x 50 cm. También tengo diseños en círculos de 15, 20  y 22 cm. Utilizo acrílicos, casi siempre politec, mis pinceles son delgados, me gusta batallarle.

   Lo que deseo es llegar a más casas, no que sea de mi colección personal, pero ésas dos sí son mías (refiriéndose a un par de obras), no creo que me volverían a salir (risas). El llegar a más lugares es la razón por la cual utilizo madera comprimida, este es el material adecuado para distribución.

  Es así es cómo llego con las personas. Después de pasarles mis contactos y revisar mis perfiles comentan que si hago trabajos personalizados y yo de ‘¡claro!’ siempre esclareciendo que lo haré conforme a mi estilo.

   Ellos me dicen: ‘sabes qué, me gustaría un pug parado en Marte’ y yo ‘¡Va, dame tu idea y lo hacemos!’ Está increíble porque dejo que la gente participe aportando sus bosquejos y yo creándolos.”

En pocas palabras, no tienes inconveniente que el público te aconseje pintar algo en especial.

“Para nada, yo les doy opciones de colores, tengo una paleta de cromáticos y se las muestro, pero siempre dentro de mi estilo, eso sí, mis cactus no los cambio, solo puedo retocar el fondo.”

Fotografía Ilse A. Hernández Castro

Ceremonia y ejecución

Precedente al imprimir pensamientos y extender lienzo ¿tienes algún ritual o ceremonia?

“Antes de llegar a la mesa ya traigo ideas, tengo una propuesta preparada. No soy de bocetos… siento que se va la magia, así que hago el trazo y no paro hasta terminarlo para después empezar a pintar. En cuanto a mi vestuario, tengo varios cambios, en especial ropa deportiva, trato de estar cómoda. Antes tenía en cabello largo y me empezó a incomodar, cuando lo recogía me dolía la cabeza, entonces decidí cortarlo, ay qué cosas. (risas).”

Fotografía Ilse A. Hernández Castro

¿Alguna fuente de inspiración?

“Dependo muchísimo del estado de ánimo. A veces me siento romántica, otras veces melancólica. Hay ocasiones donde me dicen: ‘¡Ay! Ésa se ve muy triste’ (risas). Lo que más amo pintar son Frida Kahlo, me identifico demasiado, no con su personalidad, sino con su espíritu representativo mexicano. No veo en Kahlo aquella figura brava, yo la visualizo hasta dominada por Rivera. Se debe conocer la historia, por ello me encanta leer su biografía.”

Es un interesante ángulo, pues casi todos observan a Frida como alguien valiente y sólida.

“¡Claro! Estaba muy adelantada para su época, hacía trabajos excepcionales que ningún otro artista imaginaba, pero yo la veo del lado más sensible y emocional. Me encanta su primer autorretrato, antes de caer en cama, porque se lo dio a su primer amor diciendo ‘quiero que lo tengas para que me recuerdes, para que no me olvides, aunque estemos lejos’ fue la pintura que más ¡wow!’

¿Y otras obras que preserves en tu corazón?

“El Hombre en Llamas de Clemente Orozco me encanta, porque crecí viéndolo, iba al Hospicio Cabañas todos los sábados para sentarme y admirarlo. De Rufino Tamayo, Las Sandías, aunque está muy simple se me hace muy romántica porque se la dedicó a su esposa, era su fruta favorita.”

Observo tu inclinación al tema romántico ¿Te has valido del amorío?

“Sí, he pintado varias obras abstractas. Las personas me dicen ‘¡Ay qué bonito ornitorrinco’ y les respondo ‘¡No! ¡Es mi pareja y yo!’ Aun así, se han vendido, a pesar de ser de nosotros y hecha para el hogar.”

“Me da gusto que las personas se sientan identificadas con el amor que experimento. Soy una persona muy pasional, me dedico sobre todo a pintar y al amor, agradezco todos los días por hacer lo que me gusta.”

Caminata a través de sus pinturas

¿Cuáles son tus sensaciones cuando estás pintando?

“Todo comienza con una línea… Prefiero pintar mujeres, además de que fungen como otra inspiración, después pienso qué tipo de mujer quiero retratar, así que de un trazo emergen casi instantáneamente, los demás. De no salir en un solo movimiento, dejo de pintarlo, es lo especial de mis pinturas.

“Ser mujer significa un florecimiento de dependencia mundial, es tener ímpetu. Conocí mujeres Tarahumaras en Chihuahua, observé cada día su fortaleza en espíritu y cuerpo. En este momento me enorgullecí de ser mujer, pues salimos abantes y aguerridas»

«La Mujer» – Steef G. (Fotografía Ilse A. Hernández Castro)

 

 En tu obra ‘La Mujer’ percibo muchos contornos gruesos y prominentes. 

“Entre más intensa esté, más rebuscada soy con las líneas, pienso que los contornos negros expresan mis emociones, cuanto más saturado se vea es porque estoy llena de sentimientos. Además, los trazos negros son representativos de mí, recurso que utilizo en casi todas mis imágenes. Me encanta manejar colores básicos, pero también juego con ellos.

  ‘La Mujer’ cuenta con un cactus y el mar, representando la naturaleza de la fémina, es decir, su florecimiento, empezando desde una flor hasta un concepto muy complejo.”

Es sabido que pintar también funciona como método terapéutico.

“Exacto, diferentes personas me han dicho que al verme pintar se relajan, y mi carácter es muy tranquilo, puedo estar hasta doce horas dibujando sin sentir cansancio, porque es lo que me apasiona.”

De hecho, en tus obras noto tonos vivos, colores que resaltan, en lugar de paisajes gélidos, grisáceos o monocromáticos.

“Siempre me han gustado los colores vivos, bueno, es que mi idea personal es: ‘México igual a energía, es vida’, entonces así lo represento, con los colores de luz.”

“Estuve viajando por Chihuahua, zonas muy calurosas, por ello, los cactus están conmigo, son recuerdos que me marcaron mucho.”

¿Los cactus son algún simbolismo de tu personalidad?

“Pienso que, más de ser una personalidad, son conmemoraciones muy presentes. Me encantó vivir en Creel, Chihuahua, estuve ahí unos meses y me enamoré de ese lugar, creo que por eso pinto cactus, porque los viví demasiado.”

¿Y qué me dices de tu Frida?

“Así la imaginé, llena de adornos, con una mirada melancólica, su fruta favorita, las sandías también le encantaban; de ella siempre me ha gustado su personalidad llena de colores.”

«Frida Kahlo» – Steef G. (Fotografía Ilse A. Hernández Castro)

¿Los adornos debajo de sus parpados significan algo?

“Sí, para mí es una persona triste, de hecho, es una lagrima. Me gusta llenarla de adornos porque así era Kahlo, muy llena de ornamentos, de esa forma pienso que se sentía fuerte, porque de cuerpo no estaba saludable, pero por fuera soy perfecta.”

¿Has considerado abordar otros géneros artísticos, dígase, el Post- Impresionismo?

“Por ahora estoy muy centrada en el hacer crecer el proyecto MDF (fibropapel de densidad media).

   No obstante, me gustaría incursionar en el Cubismo, me llama mucho la atención, pienso que lo haría muy bien, pero del momento, no. Estoy enfocada en hacer este proyecto para después empezar lo que quiero, lo que anhelo es pintar piezas únicas, no reproducciones, porque en tres meses hasta hoy he reproducido casi 800 cactus, han sido el boom de la gente, también he hecho personalizados, pero los cactus son lo más buscado.”

Otra opción puede ser ir a museos o ver curadores de arte.

“Sí, sin embargo, por lo del MDF las personas lo ven como una artesanía más que arte, pero sí quiero. En la Ciudad me han invitado a varias galerías para exponer mis Fridas, serían en lienzo y las haría para exposición.”

Todo comienza por una línea, partí con la corazonada de haber interpretado esa frase en distintos sentidos, no solo la sensación de comenzar a pintar, sino también la inspiración que siente al emprender, al mejorar, pero sobre todo… a compartir su espíritu, siempre fusionado en cada obra, y seguir la pasión súbita pero noblemente hasta consumarla. Steef G, con un carisma indescriptible nos dijimos eu revoir.

“Para mí, el arte es tu representación, te permite expresar lo que eres, tu esencia, todo lo que puedas plasmar, es algo muy subjetivo, no puedo calificarlo pero nos facilita expresarnos día con día.”

Instagram Steef G: @steef_art95
http://https://www.instagram.com/steef_art95/?hl=es-la

Leave a Response

Eduardo Vazquez Fuentes
Periodista Musical Fotógrafo Cineasta Historiador Amateur Instagram: el_maaan