fbpx
ConciertosReseñasslider

Un nostálgico Global Sound Fest

145views

Después de un año y meses, al fin sucedió, llegó el Global Sound Fest tras una pandemia que nos separó de una fiesta enorme con bandas nacionales e internacionales, y que ahora pudimos disfrutar en el Pepsi Center.

Recordando los viejos años del «Alicia»

Vieja Skina, King Chango, La Parranda Magna, fueron las tres primeras bandas «en calentar» el escenario del Pepsi Center, mismas que causaron que la gente poco a poco comenzara a bailar y corear sus canciones, entre un mundo de Skinheads, Rude Boys y Rude Girls comenzaron a preparase para lo que se avecinaba.

A las 2 de la tarde, el recinto tenía una cantidad enorme de asistentes, mismos que se juntaban a revivir aquellos tiempos del Pánico Latino, que con un disco en vivo desde «El Alicia», nos hacían bailar esos tiempos rudos.

Jamaica Ska y un cover icónico del padre de este género, Laurel Aitken, «Mi Vida Sin Tu Amor», hacia que todo el público recordara aquellos «años de oro» donde las bandas mexicanas del ska, hacían canciones de amor y desamor.

Desde California aterrizaron «The Aggrolites» para poner una buena fiesta con tintes de reggae, que provocó que los asistentes sacaran sus mejores pasos de la tarde.

Cuando sonó el cover de «Don’t Let Me Down» de The Beatles, la banda dio un set grato a toda la pandilla que llegó a la colonia Nápoles y escuchar una buena tarde de ska.

Y la fiesta seguía…

La Toma le bajó un poco las revoluciones al festival, ya que la garganta empezaba a raspar y la gente fue a buscar cerveza, o algo qué comer.

Pero como todo, hubo detalles, uno de ellos, es que las filas para esto eran interminables, y más que sólo habían dos lugares de comida, lo que se convirtió en toda una odisea para conseguir algo para tener en el estómago.

Deals y compañía aparecían con su Out Control Army, y por supuesto, se sentían cómodos ya que estaban en casa, con mucha energía y un set bastante variado, pero cortito, todo por un ligero atraso en cada presentación, pero fuera de ello, la banda no desesperó y se encontraba lista para recibir a uno de los artistas más esperados del día.

El maestro jamaiquino Stranger Cole volvió a juntar a los espectadores frente al escenario para bailar y es que, las leyendas como este señor es un deleite verlo en vivo dando cátedra de cómo son los sonidos de aquellos años.

La Royal Club traía su «Emulsión de Skape» en la mano para celebrar los 25 años de su icónico disco, y es por eso que decidieron no dejar escapar este momento, y las pantallas del recinto mostraban el logo de la banda y el intro del disco «Murió la Flor» para iniciar uno de los momentos mas grandes del día.

Apareció Rafa Montoya para poner el clímax de esa tarde noche. La banda soltó cada una de las canciones, pero llegó el momento cuando sonó «Una Más de Violencia», «Este Ska» y Tito Jiménez en la voz como hace mucho queríamos escuchar la canción.

«La Royal dejó caliente el escenario y venía la Sekta Core»

Sekta Core empezó con «Ser Fuertes» ante un público ya cansado después de la locura que había dejado la Royal Club. A pesar de ello, el set de la banda como siempre fuerte y directo.

Brasil se hizo presente con la OBMJ, que apareció en el escenario con un público más tranquilo, dieron un set entre el Bossa Nova, Rocksteady y Ska para que la gente se relajara un poco.

El set fue hermoso, pero por tiempos, tuvieron que cortarlo pero la cara de los músicos de satisfacción de haber pisado tierras mexicanas se dejó notar.

«Somos los Bad Manners»

«¡Hola México!» Así apareció Buster Bloodvessel, líder de Bad Manners para comenzar el show más esperado por la gente.

Buster tiene magia cuando se para en el escenario, regalando un set bien escogido donde sonó «Sally Brown»,»Nene Nana Nunu», «Can’t Take My Eyes off of You ( I Love You Baby)» y «Lip Up Fatty», regalando un show que nos hizo sentir vivos después de todo lo que hemos vivido en la pandemia.

Inspector llegó al escenario aventando un show del «Blanco y Negro»,  disco icónico para todo el ska mexicano. Se notó el amor que mucha gente le tiene a la producción, coreando cada una de las canciones. No hay nada más que decir, para esta presentación, el «Blanco y Negro» más presentes que nunca.

Y como todo inicio…

El Global Sound Fest, nos llenó de recuerdos, nostalgia buenos tiempos, con recuerdos de la secundaria, la preparatoria o la misma universidad, que sin duda alguna, se quedarán en la mente y corazón de todos los presentes.

 

 Ph Jair Jimenez / Ig: jair.acab

Leave a Response

Daniel Membrila
El punk rock arruino mi vida.