fbpx
FestivalesNacionalslider

Energía e irreverencia marcaron el cierre del Corona Capital Guadalajara

111views

La tercera edición del Corona Capital Guadalajara tuvo un cierre memorable con tres escenarios sonando al mismo tiempo; los encargados de llevar al éxtasis a la multitud fueron Kings of Leon, Tove Lo y The Hives quienes hicieron que la segunda jornada de actividades culminara con fuerza.

Más de 70 mil personas, 37 mil el sábado y 35 mil el domingo fueron testigos de un festival llena de sorpresas, emociones, energía, nostalgia, hermandad, baile y muy buen ánimo que vencieron por completo el cansancio y la pesadez de los rayos intensos de sol.

Fueron más de 12 horas de música continua por jornada, con cientos de atracciones y actividades, para disfrutar dentro del Valle de la Arena VFG lugar que, pese a las quejas por la lejanía, la mala logística del transporte, acceso, estacionamiento y tráfico, pinta para ser la nueva sede de muchos más festivales, entre ellos el Coordenada en octubre próximo, según dieron a conocer los organizadores durante los montajes.

Domingo De Tick Tick Boom

El segundo día de actividades comenzó aún más temprano con mucha agilidad y gran afluencia, y es que los asistentes no dudaron en llegar a tiempo y aprovechar cada una de las amenidades que el Corona Capital Guadalajara les preparó.

La cantante y compositora británica Billie Marten se llevó los primeros aplausos de la jornada y es que fue la encargada de abrir los escenarios con su mezcla acústica de folk e indie, luego llegó la primera sorpresa, Vanessa Zamora cantante mexicana que fue invitada y que, junto a Margaret Glaspy, las tres pusieron en alto el talento de las mujeres en el Festival.

La pista de baile quedó servida para los acordes de Charlotte Adigery & Bolis Pupul y Gabriel Garzón Montano quienes no dudaron de dar lo mejor de sus repertorios e inyectar la energía necesaria para sobrevivir al agonizante calor que se sentía por la tarde.

La música no cesó en ningún momento, la energía fluía en el Valle de la VFG, y mientras unos degustaban de alguno de los platillos del amplio corredor gastronómico que se instaló, otros hacían fila para participar en las dinámicas de los patrocinadores y llevarse souvenirs, unos aprovechaban para tomarse fotos en cada uno de los sets, unos más simplemente se recostaban a descansar en el pasto y conversar de sus impresiones del festival.

!!! (Chk Chk Chk) armó uno de los sets más bailables de todo el festival y es que los originarios de California dieron cátedra de su dance/punk que no sólo se quedó en el escenario pues horas después se apoderaron de la pista de patinaje y la convirtieron en una pequeña rave con dj set que solo algunos cuantos disfrutaron.

Nuevamente se evocó a la nostalgia y es que Smash Mouth llegó a destapar el baúl de los recuerdos con temas como ‘All Star’, ‘Walkin’ On The Sun’ y por supuesto ‘I’m a Believer’, durante esta presentación se vieron a padres con sus hijos disfrutando de estos éxitos noventeros, con lo que se cumple uno de los principales propósitos de los festivales, que es que las nuevas generaciones conozcan de la música del recuerdo.

Finalmente, el sol cedió y el anochecer marcaba el escenario perfecto para los juegos y luces de olores de los escenarios en los que estuvieron Chet Faker y Digtalism quienes sorprendieron con el dinamismo de sus presentaciones, además de toda la potencia de la música y la energía la actitud de los artistas contagió a los presentes.

El tiempo pasaba y la emoción se elevaba. Era hora de disfrutar de los ‘platos fuertes’, y el público lo tuvo difícil, tuvo que decidir qué presentación vería primero y cuál no vería completa ya que los horarios para disfrutar de Kings Of Leon, Tove Lo y The Hives se empalmaban por algunos minutos.

Los primeros fueron los hermanos Caleb, Nathan y Jared Followill y el primo Matthew Followill quienes ya tenían cerca de cinco años de no tocar en Guadalajara, y llegaron a hacer suyo en el escenario, el rugido del león sonó con fuerza y es que desde los primeros acordes Kings of Leon se llevó las ovaciones de los presentes que se aglomeraron en el escenario.

Fieles a su estilo, los originarios de Tennessee se apropiaron también de las pantallas y no fallaron en los efectos y producción visual, los éxitos llegaron; y las gargantas no daban para cantar al mismo tono las piezas ‘Closer’, ‘Use Somebody’ y para finalizar, el clásico ‘Sex on Fire’.

Tove Lo, puso el toque sensual en el Corona Capital, la interprete no sólo lució un atrevido atuendo negro que dejaba ver gran parte de sus atributos si no que toda la presentación se caracterizó por los movimientos atrevidos y sugestivos, los sexys contoneos y meneos de cadera, incluso la sueca sin tapujos se desprendió por un momento de la parte de arriba de su vestuario dejado sus senos al aire, gesto que sorprendió a propios y extraños.

Su cierre no pudo ser con otro que con la canción que la catapultó ‘Habits’, la cual fue cantada a todo pulmón por cada uno de los reunidos en la carpa Viva Tent donde se presentó.

Tick, Tick Tick, Tick Tick, los minutos pasaban y la expectativa por volver a ver a The Hives en Guadalajara crecía, los asistentes ya estaban listos, algunos tomaron su lugar con mucha anticipación para obtener la mejor vista. Tick Tick, Tick Tick, Tick Tick, el escenario permanecía en silencio, pasó la hora marcada y aun nada, los gritos no cesaban y el suspenso se apoderaba del ambiente.

¡Boom!, finalmente la música cimbró el escenario y con energía, el Corona Capital le dio la bienvenida a la banda sueca que no dudó desde el primer momento arrebatar los gritos y sonrisas con la irreverencia que los caracteriza.

Cortito, pero poderoso, así fue el setlist de la banda que con sólo trece temas entregó el mejor de los cierres a una velada por demás llena de emociones; ‘Come on’, ‘Paint a Picture’, ‘Walk Idiot Walk’, ‘To Time Touch’ y por supuesto que no faltó ‘Hate to Say I Told You So’, fueron parte del repertorio.

Tampoco faltaron la locura, ni las gracias de Pelle Almqvist quien bajó del escenario para saludar de cerca a sus seguidores, agradecer su presencia y provocar la histeria de los presentes que se empujaban aún más con tal de conseguir siquiera tocarlo.

La explosión musical y el derroche de energía permaneció durante toda la presentación que, aunque muchos optaron por salir del recinto para evitar un nuevo congestionamiento, fueron muchos más lo que se quedaron hasta el último acorde para ser despedidos con la ya conocida “Tick Tick Boom”.

Con las gargantas adoloridas, cuerpos cansados, pero los ánimos al tope, los asistentes se despidieron de la tercera del Corona Capital y ya con la ansias y expectativas de que una nueva edición supere lo vivido en estas dos jornadas en la VFG.

Jocelyn Gómez/Ph: Shiebi Aguilar /Guadalajara

Leave a Response